Las 5 Claves de la Salud


Lo mejor que podemos hacer para prevenir enfermedades es llevar una vida equilibrada. El tiempo y el dinero que dediquemos a cuidar nuestra salud lo ahorraremos en tener que cuidar de nuestra enfermedad. A continuación te damos 5 claves que consideramos básicas para mantenernos en forma física y mental:

 

1.- Equilibrio emocional, actitud positiva, gestión del estrés. Este es el pilar básico de nuestra salud, y afortunadamente hoy en día tenemos muchas herramientas que podemos utilizar para mantener en forma y equilibrio a nuestra mente, entre ellos, la meditación, el yoga y, sobre todo, respirar de manera correcta, trabajar la respiración, así como cuidar nuestros pensamientos y nuestra actitud. Cultivar la paciencia, la aceptación, trabajar sobre nuestros miedos y preocupaciones, mantenernos activos y resolutivos con nuestros problemas y responsabilidades, así como buscar motivaciones y retos que mantengan nuestra energía vital alta nos ayudará a afrontar las dificultades y retos que la vida nos plantee.

 

2.- Actividad física. Una actividad física moderada y consciente, que no nos produzca lesiones ni sobrecargas, es la mejor forma de activar las hormonas que producen felicidad y bienestar, a la vez que limpia nuestro cuerpo y órganos vitales de toxinas y de la contaminación química que nos rodea y que entra a nosotros a través de los alimentos y del aire que respiramos. 

 

3.- Alimentación sana y equilibrada. Cuanto más básica sea nuestra alimentación (productos no elaborados), mejor.  La base de nuestra alimentación deben ser los cereales integrales y ecológicos (arroz, avena, trigo, quinoa, gofio...), las legumbres, las verduras y fruta de temporada y los frutos secos. No olvidar beber agua.  Hay que tomar la proporción adecuada de proteínas (15-20%), carbohidratos (55-60%) y grasas (20-30%) recomendada por la OMS. Una alimentación equilibrada nos proporcionará, también, las vitaminas y minerales que necesita nuestro cuerpo para funcionar correctamente.

 

4.- Cultivar nuestras relaciones personales. Preocuparnos por los demás y, sobre todo, por la gente que queremos, nos hará sentir útiles y esto incrementará nuestro bienestar. No obstante, debemos empezar por preocuparnos por estar bien nosotros. Cuanto menos expectativas pongamos en los demás, así como cuanto menos necesitemos para estar bien, más a gusto nos vamos a sentir. La felicidad parte del interior y no del exterior, por lo que es ahí adentro donde la debemos buscar. Una vez la hayamos encontrado estamos en disposición de compartirla con los demás.

 

5.- Ser coherentes entre lo que sentimos, lo que pensamos y lo que hacemos. No hay mayor fuente de paz interior que ser coherentes con nuestros principios y valores, honestos y sinceros. La verdad puede doler en un instante, la mentira nos pesará toda la vida. A veces no somos sinceros por no herir, no nos damos cuenta de que una verdad dicha de manera asertiva nos hará liberarnos de nuestras emociones negativas a la vez que puede ayudar a la otra persona a corregir o cambiar lo que considere que deba, desde la reflexión de lo que le podamos decir pero siendo fieles a sí mismos. La mejor forma de ser feliz es no pretender cambiar a los demás, aceptándolos tal como son, respetando que cada cual es como es, fruto de sus vivencias y de su herencia, no dejando que la actitud de los demás nos ofenda y eligiendo o dejando elegir quienes serán los que nos acompañen en cada etapa del camino.

 

El amor incondicional, dar sin esperar nada a cambio, el ser agradecido por la que la vida nos da y por lo que tenemos, la aceptación de lo que nos ha tocado vivir, reducir expectativas y auto-exigencias, fluir desde una actitud, dirección y enfoque hacia lo que queremos conseguir, disfrutar del camino y despreocuparnos del resultado,  la confianza y la lucha por superar nuestros miedos y preocupacionesser conscientes de que debemos ser parte de algo superior a lo que estamos conectados, perder el miedo a la muerte y confiar en que debemos tener un espíritu eterno, llevar una vida consciente en la que tal vez nuestra misión es crecer y ser mejor persona cada día, intentar ser solidarios, generosos y útiles a los demás, intentar hacer, en la medida de lo posible, de este mundo un lugar un poquito mejor de lo que nos lo encontramos; tal vez esta sea la filosofía de vida que nos de el bienestar y paz interior que todos anhelamos. 

 

Con todo mi amor,

Ricardo Rodríguez Sánchez

 

Instituto Wellness del Atlántico


Reflexiones sobre psicología transpersonal


Reflexiones personales de vida consciente:

 

- Tenemos que dejarnos fluir más y ceder el control, esto reducirá nuestro estrés y ansiedad. 

 

- Tenemos que estar en el presente en todo momento, atentos a lo que estamos haciendo y a lo que las situaciones que nos pasan y las acciones que realizamos provocan (en nosotros y en nuestro entorno), todo lo que nos pasa nos quiere decir algo, son señales, esto es lo que se llama llevar una vida consciente.

 

- Parémonos a reflexionar sobre el rumbo que llevamos en nuestra vida y hacia donde queremos ir, no dejemos que la sociedad y el ritmo de vida actual nos imponga una carrera sin sentido como si fuéramos un ratón en un laberinto.

 

- Seamos conscientes de que somos los responsables de nuestra vida y elegimos lo que queremos hacer y lo que no, cómo nos queremos sentir y lo que nos conviene. Y si aún no lo estamos haciendo, no hay mejor momento para comenzar a hacerlo que AHORA.

 

- Y por último, lo único que tenemos es el momento presente. El pasado vino para darnos lecciones y el futuro no sabemos cómo llegará, lo estamos conformando con lo que hacemos con nuestro presente. Así que, ten en cuenta que el tiempo que pases preocupado por lo que hiciste mal o debería haber hecho de otra forma, y el que pases preocupado por lo que vendrá es un tiempo perdido, es un tiempo que no vives, porque lo único que tienes es el AHORA.

 

Desde un lugar de este Universo, llamado Planeta Tierra, Islas Canarias, Gran Canaria, mis mayores deseos de que sean felices.

 

Ricardo Rodríguez Sánchez

Instituto Wellness del Atlántico

 



Estamos sentimentalmente dormidos, emocionalmente anestesiados.


El ritmo de vida que llevamos, las exigencias de una sociedad demasiado competitiva y el exceso y manipulación de la información hacen que estemos no sólo saturados, sino totalmente desbordados. Y esta es la principal y más lógica consecuencia, al final, de los altos y generalizados niveles de estrés que todos tenemos. El estrés es la falta de adaptación al medio, los miedos y preocupaciones que esta falta de adaptación genera. De ahí que un entorno no sólo demasiado exigente, sino que también agresivo, avaricioso, contaminado, desigual y, sobre todo, cambiante, genere una dificultad añadida para nuestra salud y bienestar.

 

Es por eso que se vuelve más importante que nunca que seamos nosotros los que nos responsabilicemos de nuestra salud, física , emocional y mental, nadie lo va a hacer por nosotros. Por suerte está cada vez más extendida la psicología positiva, la humanista, la transpersonal y todas esas herramientas y filosofía oriental en las que esa parte del mundo nos gana con diferencia en desarrollo y evolución.

 

una de las principales herramientas que tenemos hoy a nuestro alcance y que podemos utilizar, no sólo para reducir nuestros niveles de estrés, sino para comenzar a tomar conciencia en nuestra vida, es la meditación. Tomar conciencia no es otra cosa que darse cuenta. Darse cuenta de qué es lo realmente importante, de dónde está la verdadera felicidad, de buscarla dentro de nosotros y no fuera. Darse cuenta de que las cosas materiales son placeres y que están muy bien, pero siempre que los disfrutemos desde un estado de equilibrio, de paz interior, de bienestar y de conexión. Conexión, primero con nosotros mismos, luego con el resto del mundo del que formamos parte, con el medio en el que vivimos, la  Naturaleza y, por último, con el Universo. Somos parte de un todo del que formamos parte y al que estamos conectados.

 

La meditación, la práctica del yoga y una actividad física consciente en la que se trabaje nuestra fortaleza músculo-esquelética, la elasticidad y la capacidad aeróbica son las bases con las que podemos comenzar a recuperar ese equilibrio (emocional y físico) que hemos perdido por el camino. Puede ser un principal paso, y en un camino de 100 pasos, el primero es el más importante para volver a recuperar las riendas de nuestra vida, para tener buena salud, para despertar esa intuición que nos ayude a tomar decisiones inteligentes y no dejarnos manipular por el marketing y la publicidad, ni por los medios de comunicación, ni por intereses económicos y capitalistas.  Somos responsables todos de lo que pasa en el mundo, debemos asumir nuestra "Responsabilidad Social" y comenzar, por ejemplo, por hacer un "Consumo Responsable" donde seamos conscientes de dónde invertimos nuestro dinero y las repercusiones (causas y efectos) de tales decisiones.

 

Y, sobre todo, debemos tomar conciencia en nuestra vida para volver a sentir, para dejar que las emociones vuelvan a florecer, para volver a amar, a ilusionarnos, a motivarnos por ser útiles a los demás, por intentar, en la medida de nuestras posibilidades, hacer de este mundo un lugar mejor; para volver a sentir compasión, generosidad, bondad, alegría, felicidad... En definitiva, para dejar de estar sentimentalmente dormidos y emocionalmente anestesiados y hacer de este mundo un lugar más humano donde merezca la pena vivir.

 

Este es uno de los principales motivos que nos mueve en el Instituto Wellness del Atlántico, nuestro objetivo no es otro que intentar mejorar el nivel y calidad de vida de las personas e intentar hacer, desde la medida de nuestras posibilidades, de este mundo un lugar mejor.  

 

 

Ricardo Rodríguez Sánchez

Director del Instituto Wellness del Atlántico 

Desde un lugar del Mundo, a 16 de mayo de 2016.

 

 

Consulta nuestra oferta de actividades en la Agenda de la web, pulsar aquí.


Cómo funciona nuestra mente


Nuestras experiencias (tanto las buenas como las malas), los aprendizajes a lo largo de nuestra vida y la educación que hemos recibido forman nuestro sistema de creencias. Nuestra percepción de la realidad y lo que damos por cierto y lo que no (así como de lo que creemos que somos capaces y de lo que no), determina nuestro sistema de creencias, y en función de estas creencias pensamos de un modo o de otro. Son nuestros pensamientos los que determinan nuestras emociones y cómo nos sentimos. Si nuestros pensamientos son positivos, nuestras emociones y sentimientos también lo serán. Si pensamos en negativo, los miedos y preocupaciones nos debilitarán emocional y físicamente, con lo que tendremos menos energía y seguridad para llevar a cabo acciones efectivas en cualquier asunto o aspecto de nuestra vida y esto determinará unos resultados menos exitosos.

 

Con determinados recursos y herramientas podemos llevar a cabo cambios en nuestras conductas y pensamientos que terminarán forjando una actitud más positiva y, por lo tanto, cosechar mayores éxitos.

 

Es en la experimentación (entrenamiento) y en la generación de hábitos donde radican los posibles cambios en los patrones de conducta y habilidades que nos permitirán cambiar aquellos aspectos de nuestra personalidad que debamos mejorar para que nuestra vida sea más efectiva y productiva y que podamos conseguir así los objetivos que nos planteemos.  Y esto lo podemos y lo debemos hacer todos, lo hacen incluso y sobre todo, los ejecutivos de las principales empresas del mundo.  Es en la mejora continua y en el crecimiento y desarrollo personal donde consideramos radica la motivación y la verdadera felicidad.

 

Es en la eliminación de miedos y bloqueos, en la generación de nuevos hábitos y en la toma de conciencia sobre nuestros patrones de conducta donde debemos actuar para cambiar aquellos aspectos de nuestra personalidad, carácter y acciones sobre los que queramos  y/o  debamos realizar cambios.

 

El resultado final, mayor nivel de conciencia y equilibrio emocional, mejora de la claridad mental y pensamientos más positivos, mayor nivel de seguridad y autoestima, mayor vitalidad y energía y, en definitiva, una mejora en nuestro bienestar y calidad de vida.

 

El Instituto Wellness del Atlántico pone estas herramientas y recursos, que utilizan los principales ejecutivos en EEUU al alcance de todos. A través del programa Reto Wellness 21 te damos las claves para que puedas conseguir cambios en aquellos aspectos de tu vida en los que quieras mejorar, aplicándolos de una manera práctica a tu vida y a tu día a día. Te damos las pautas y las herramientas para que puedas enfocarte en aquellos objetivos que te gustaría alcanzar, en cambiar aquellos aspectos o asuntos de tu vida que has intentado una y otra vez y que no has conseguido. Lo puedes aplicar a cualquier objetivo: perder peso, ponerte en forma, dejar de fumar, reducir tu nivel de estrés o cambiar cualquier aspecto de tu personalidad que te impide avanzar en alguna faceta de tu vida. Es más, te ayudamos para que descubras que es lo que te está frenando o impidiendo avanzar.

 

Ponte en contacto con nosotros o acude a alguna de nuestras presentaciones y te informaremos de cómo puedes participar en el programa. En este enlace puedes conocer más detalles del programa, PULSAR AQUÍ

 

Entrevistas de Radio y TV